Metanfetaminas 3

Efectos a corto y largo plazo:  El uso indebido de la metanfetamina en forma prolongada tiene muchas consecuencias negativas, incluida la adicción, que es un trastorno crónico y recurrente caracterizado por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas y acompañado de cambios funcionales y moleculares en el cerebro. Los consumidores crónicos de metanfetamina pueden tener dificultad para sentir cualquier otro placer que no sea el derivado de la droga, lo que intensifica el abuso. ansiedad intensa, confusión, insomnio, fluctuación del estado de ánimo y comportamiento violento. También pueden presentar una serie de características psicóticas, entre ellas paranoia, alucinaciones visuales y auditivas y delirios (por ejemplo, la sensación de que tienen insectos caminando debajo de la piel). Los síntomas psicóticos a veces pueden durar meses o años después de que una persona ha dejado de consumir metanfetamina en forma indebida, y se ha demostrado que el estrés precipita la recurrencia espontánea de la psicosis de la metanfetamina en quienes tenían síntomas psicóticos cuando consumían la droga. Los estudios de neuroimagen han mostrado alteraciones en la actividad del sistema de dopamina que están asociadas con una disminución de la velocidad motriz y el deterioro del aprendizaje verbal. Los estudios en consumidores crónicos de metanfetamina también han revelado serios cambios estructurales y funcionales en áreas del cerebro asociadas con la emoción y la memoria, lo cual puede explicar muchos de los problemas emocionales y cognitivos que se observan en estas personas. La investigación en modelos de primates ha revelado que la metanfetamina altera las estructuras cerebrales que intervienen en la toma de decisiones y afecta la capacidad de suprimir los comportamientos habituales que se han vuelto inútiles o contraproducentes. El consumo de metanfetamina también puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, que puede causar daños irreversibles en el cerebro. como adelgazamiento, caries dentales graves, pérdida de dientes (“boca de metanfetamina”) y llagas en la piel.38 Los problemas dentales pueden deberse a una combinación de mala nutrición y mala higiene dental, así como a la sequedad de la boca y el rechinamiento de los dientes causados por la droga. El uso indebido de metanfetamina aumenta el riesgo de contraer o transmitir el VIH y la hepatitis B y C, no solo en las personas que se inyectan la droga sino también en los consumidores de metanfetamina no inyectable. la metanfetamina y los estimulantes relacionados pueden aumentar la libido. (Sin embargo, el uso indebido de metanfetamina a largo plazo puede estar asociado con una disminución del funcionamiento sexual, al menos en los hombres.) El uso indebido de metanfetamina también puede empeorar la progresión de la enfermedad del VIH y sus consecuencias, ya que esta  aumenta la replicación viral.

Abstinencia: Los síntomas incluyen depresión, ansiedad, fatiga y un deseo intenso de consumir la droga

manon

Write a Reply or Comment