agosto 17 2021 0Comment

Comer o no comer, ese es el dilema.

No es novedad para nadie el terrible problema social que representan los Trastornos en la Conducta Alimentaria (TCA), tan antiguos y tan inmediatos en nuestra cultura.

Sea por imposiciones sociales, por aceptación o por terribles carencias, la anorexia, la bulimia, el comedor compulsivo y la ortorexia; son padecimientos que no se deben tomarse para nada a la ligera. La ansiedad, la depresión y el miedo se medican a través de la comida.

Quien padece de algún TCA puede estar tan cerca de despedazar su vida como otra persona con problemas de adicción. Por eso hay que diferenciar un padecimiento de otro para lograr identificar exactamente qué problema puede estar presentando ese ser querido o en su caso, tu mism@.

 

Anorexia: Trastorno potencialmente mortal caracterizado por un peso corporal anormalmente bajo, un gran temor a aumentar de peso y una percepción distorsionada del peso o de la figura corporal.

Comedor Compulsivo: Cuando se come en exceso (atracón) y se tiene la sensación de pérdida de control sobre lo que se come. Después de un atracón, se siente culpa, enojo o vergüenza por la conducta.

Bulimia: Se encuentra en el punto medio de la anorexia y el atracón. Se tienen episodios de atracones y purgas o vómitos, hacer ejercicio desmesuradamente u otros métodos, como laxantes.

Ortorexia: se preocupan excesivamente por el tipo de alimento que consumen, dedicando todo el  tiempo a organizar su dieta y planificarla, se desplazan grandes distancias para conseguir alimentos «especiales» o puramente ecológicos.

 

Las señales de alerta que pueden indicar la presencia de un trastorno de la alimentación incluyen las siguientes:

*Omitir comidas o poner excusas para no comer

*Adoptar una dieta vegetariana demasiado restrictiva

*Centrarse excesivamente en la alimentación saludable

*Prepararse los alimentos, en lugar de comer lo que la familia come

*Alejarse de las actividades sociales normales

*Preocuparse o quejarse continuamente por estar gordo y hablar sobre cómo bajar de peso

*Mirarse con frecuencia al espejo para ver los defectos que se perciben

*Comer reiteradamente grandes cantidades de dulces o de alimentos con alto contenido de grasas

*Tomar suplementos dietéticos, laxantes o productos herbolarios para bajar de peso

*Ejercitarse en exceso

*Tener callosidades en los nudillos por provocarse los vómitos

*Tener problemas de pérdida del esmalte dental, un posible signo de vómitos reiterados

*Ir al baño durante las comidas

*Durante una comida o refrigerio, comer una cantidad mucho mayor de lo que se considera normal

*Expresar depresión, enojo, vergüenza o culpa respecto de los hábitos de alimentación

*Comer a escondidas

 

En Casa Luha sabemos que tu recuperación, para lograrse verdaderamente, debe abarcar los campos tanto físico, mental y emocional. Estamos preparados para ayudarte. Acércate a una valoración.

No estás solo.

manon

Write a Reply or Comment