mayo 13 2021 0Comment

¿Un cigarro? – No, gracias

Hablar de la historia del tabaco supone hablar de la historia del hombre, ya que su origen va inevitablemente ligado a la aparición y evolución de determinadas creencias, actitudes y comportamientos. Así, lo que nació como una costumbre, se ha convertido con el paso del tiempo en una necesidad.

Hoy, aunque los medios y las regulaciones han intentado reducir la aceptación social del cigarro, se está luchando contra todo un constructo social, transmitido por años, para intereses económicos internacionales que promovieron irresponsable y ventajosamente la adicción a la nicotina, los daños en muertes, cáncer, enfisema pulmonar, EPOC y otras consecuencias de fumar que son lamentables.

El tabaco es una droga, al consumirlo ingresan al cuerpo sustancias como monóxido de carbono, alquitrán, sustancias irritantes y nicotina. Esta última produce un tipo de adicción con efectos similares a la cocaína o a la heroína, es decir tolerancia (cada vez se necesita más), dependencia física y psicológica, así como síndrome de abstinencia cuando se deja de fumar.

Existen innumerables razones para no fumar. En primer lugar, atenta gravemente contra la salud, conlleva a altas probabilidades de adquirir enfermedades que pueden llegar a causar la muerte, cómo el cáncer, enfermedades cardiovasculares o respiratorias que se pueden contraer, tanto para quien fuma como quienes se encuentran alrededor del fumador. Por otro lado la dependencia al tabaco como a cualquier sustancia priva de la libertad al ser humano y quita la posibilidad de tomar decisiones propias, al crear una nube falsa de bienestar.

Dejar de fumar no se improvisa. Se necesita iniciar un proceso de motivación capaz de cambiar la conducta. Nunca es tarde, aun en fumadores que llevan muchos años haciéndolo, existen herramientas muy poderosas que pueden ayudarte: en Casa Luha las tenemos y las queremos compartir.

Respira, no estás solo. Te estamos esperando.

manon

Write a Reply or Comment