Taller para el manejo de ansiedad.

Taller para el manejo de ansiedad. Apagar la alarma, levantarse, ir al baño, preparar las cosas de nuestros hijos (si los tenemos) y/o las personales, desayunar, ir hacia el trabajo, responder efectivamente con lo que se nos pide o nuestras propias metas, ser empleado/jefe/estudiante, pareja, padre, regresar a casa, prepararse para el día siguiente, acostarse y enfrentarse al insomnio… y, de repente, todo se detiene a nuestro alrededor, la vida ya no es como la conocíamos y la rutina se ve alterada.

Es entonces que algo comienza a llamar nuestra atención: internamente comenzamos a experimentar una incomodidad que no sabemos describir, pero a veces nos hace mordernos las uñas o fumarnos un cigarrillo, a veces nos despierta el apetito, en otras ocasiones nos provoca un hueco en el estómago, o quizás nos damos cuenta de que nuestras manos están sudorosas. En casos más extremos sentimos que estamos a punto de perder la vida, que nuestro corazón o algo por dentro no está funcionando adecuadamente o podemos tener la “certeza” de que algo muy malo está por pasarnos y deseamos salir corriendo, huyendo de nosotros mismos, de nuestro hogar o de las situaciones públicas. Cuando vemos todos estos síntomas nos asustamos y “sabemos” que tenemos que cambiar de inmediato ¡bingo! debemos deshacernos de eso que estamos sintiendo.
Entonces la ansiedad se convierte en eso que quisiéramos dominar y vencer para seguir funcionando en nuestra saturación de actividades o en nuestra falta de habilidades para enfrentar algunas áreas de nuestra vida (ser padre, pareja, estar en el hogar o simplemente con nosotros mismos). Deshacernos del malestar es tan humano como desear alimento y agua, pero a veces nos mete en un ciclo de sufrimiento del cual nos resulta complicado salir. Quizás eso es lo que nos tiene en este taller reunidos: otro intento por quitarnos de encima nuestra enemiga sensación.

La ansiedad se presenta al identificar una amenaza futura e incierta y no se sabe qué hacer al respecto: todos los humanos hemos pasado por ello. Las funciones que puede cumplir son pensar y buscar probables soluciones y consultar las mismas con nuestra red de apoyo. Hablamos de que se “contamina” o se hace inmanejable cuando las personas no nos cuidamos emocionalmente, cuando nuestras preocupaciones se confunden con descripciones de la realidad, cuando es una reacción a un futuro imaginario, al sumar malestares pasados al presente, cuando se suman emociones hacia la propia ansiedad (estar avergonzado de tener ansiedad, por ejemplo) o cuando se intenta cambiar la ansiedad por otras emociones más placenteras o se busca dejar de sentirlas.
La ansiedad es una respuesta normal de nuestro organismo frente a hechos preocupantes reales o no (lo veremos más adelante). Puede manifestarse a través de tensión muscular, irritabilidad, inquietud o nerviosismo, dificultad para calmar nuestra mente, cansancio y problemas para dormir. Decimos que esto puede ser un trastorno cuando la preocupación se convierte en algo excesivo durante la mayor parte del tiempo por un periodo mínimo de seis meses. El rasgo central es el hecho de pensar continuamente en los peores escenarios que involucran sucesos futuros potenciales.

Las personas que padecen de ansiedad reportan que les es imposible detener su preocupación y con mucha frecuencia notan que preocuparse por un tema puede llevarlos a preocuparse por otro. Así pues, podemos concluir que la preocupación excesiva es un acto de nuestra mente que nos lleva a quedarnos atorados por una gran diversidad de temas que resulta difícil de detener una vez que ha iniciado.
Durante este taller haremos algo que pensábamos inimaginable: pondremos atención sobre nuestra ansiedad para escuchar qué es lo que nos está diciendo y cuál es la función que está realizando en nuestras vidas: se convertirá durante este tiempo en nuestra amiga, si es que queremos aprender a manejarla efectivamente. Pero antes debemos admitir que hemos hecho un sinfín de cosas para no sentirla o para sacarla de nuestra vida.

OBJETIVOS DEL TRATAMIENTO:
El objetivo general de este taller es que el participante logre generar estrategias de afrontamiento efectivas para el manejo de la ansiedad, estando consciente de los problemas derivados por las conductas evitativas del malestar.
Se trata de cinco sesiones con una duración de hora y media cuyo objetivo será:
1. Evaluar y orientar a la persona en la función de la ansiedad y, de otras emociones, como parte de la vida.
2. Reconocer aquellas estrategias inefectivas para el manejo de la ansiedad.
3. Conocer estrategias para el manejo del pensamiento ansiógeno: la rumiación y la preocupación.
4. Desarrollar habilidades prácticas para afrontar la experiencia de ansiedad.
5. Observar aquellos disparadores o situaciones que pudieran llevar a que la persona pierda el manejo adecuado de su ansiedad.